FANDOM


El narval, o unicornio marino, (Monodos monoceros) es una especie de cetáceo odontoceto. Habita en los mares del Ártico y al norte del Océano Atlántico.

El narval, es el único miembro del género Monodon, y junto a la Beluga (Delphinapterus leucas) aon los únicos integrantes de la familia Monodontidae.

Los machos, se caracterizan por tener un colmillo muy largo y retorcido de manera holocoidal que puede llegar a medir dos metros y a pesar hasta 10 kilogramos. Se cree que este colmillo puede ser un receptor sensorial o un carácter sexual secundario.

La especie fue adaptada a vivir en el Ártico y se alimenta de animales del fondo marino. Carece de aleta dorsal, y tiene una longitud mediana entre los cétaceos, midiendo así los adultos entre 4 y 4,5 m. Su dieta se restringe casi especialmente a algunos peces y crustáceos, de los cuáles se alimentan principalmente en meses de Invierno, época en la cual consume un gran volumen de presas que captura en el fondo marino. Para ello debe realizar inmersiones que con mucha frecuencia superan los 800 m bajo la superficie, las cuales pueden durar hasta 30 minutos. Después del cachalote, zifio y elefante marino es el mamífero marino que se sumerge a mayor profundidad.

Se distribuye principalmente en aguas de la región ártica del norte de Canadá, los mares del lado ruso del océano Ártico y al norte del océano Atlántico. Habita principalmente en torno a los bloques de hielo que se forman durante los inviernos prolongados del Ártico, migrando a las bahías y fiordos circumpolares durante el verano. Se cree que la población mundial es de algo más de 75 000 ejemplares. En 2008 fue catalogado en la Lista Roja de la UICN como especie casi amenazada, debido a que se mantiene una caza significativa, controlada, por parte del pueblo inuit en Canadá y Groenlandia (Dinamarca), los cuales se benefician con su carne, grasa y el comercio del colmillo. También se ubicó en esta categoría por la evidente disminución en la población de algunos grupos, la falta de certeza sobre la cifra total de animales y el desconocimiento de las tendencias de crecimiento.

Otras amenazas para la población de este cetáceo son: la depredación por parte de sus enemigos naturales (tiburones, osos polares y orcas), la contaminación por plaguicidas y metales pesados, los atrapamientos dentro de densas capas de hielo al inicio del invierno que les impide moverse a mar abierto muriendo de inanición y por ahogamiento, y la poca capacidad de adaptación ante los cambios climáticos.

Descripción

Los narvales presentan un patrón moteado de color gris que les cubre toda la longitud del dorso y los flancos, con el vientre de color blanco; este moteado se acentúa con la edad y los machos más viejos pueden tener solamente una gran mancha angosta que le cubre únicamente la línea central de la espalda, con el resto del cuerpo blanco. Los recién nacidos son de color gris o marrón y desarrollan el patrón moteado hasta los dos años de edad. El margen posterior de la aleta caudal es marcadamente convexo y la aleta dorsal esta sustituida por una cresta alargada y pequeña de unos 5 cm de alto por 60 a 90 cm de longitud. En promedio los machos miden 4,5 m y pesan 1600 kg, mientras las hembras miden 4 m y pesan 1.000 kg, existiendo un dimorfismo sexual moderado. Las aletas pectorales miden de 30 a 40 cm y la aleta caudal mide entre 1 y 1,2 m de envergadura. Entre el 30 y 35% del peso corporal es grasa, el 25% es músculo y el 10% piel. El espesor de la piel y capa de grasa subyacente varía entre cinco y diez centímetros con un promedio de entre 7 y 8 centímetros.

Detalle del Narnavl

Detalle del "Cuerno del Narval"

Se estima que estos cetáceos pueden vivir más de cincuenta o sesenta años en estado salvaje; sin embargo, parece que pueden alcanzar edades extremas. Estimaciones basadas en la racemización de ácido l-aspártico a ácido d-aspártico en el núcleo del cristalino arrojó una edad estimada de 115 años en una hembra. Los intentos para mantenerlos vivos en cautiverio han sido infructuosos, logrando sobrevivir solamente entre uno y cuatro meses.

Colmillo

Los narvales tienen una reducción en el número de piezas dentales con respecto al resto de los odontocetos; estas pueden llegar a desaparecer en los adultos, excepto en los machos, en los cuales un enorme colmillo modificado, que se asemeja a un gran cuerno, protruye a través del maxilar izquierdo y la piel del rostro. El promedio de longitud de este diente en los adultos es de 2 metros y llega a pesar hasta 10 kg; el más largo que se ha registrado tenía una longitud de 2,67 m. Uno de cada 500 machos tiene dos colmillos; esto ocurre cuando el diente derecho, normalmente pequeño y vertical, también crece hacia la parte anterior. Durante el crecimiento, las crestas y surcos de este diente modificado se orientan en sentido izquierdo. Sin embargo, el colmillo en su conjunto parece no girar mientras crece. Estos dientes están formados por una capa externa de cemento dental, una capa interna de material más duro llamada dentina y al centro existe una cavidad pulpar con buena irrigación sanguínea e inervación. Con frecuencias estos colmillos pueden romperse, pero son capaces de reparar el daño mediante el crecimiento de una nueva capa de dentina. La configuración de este colmillo especializado difiere con respecto a los dientes de otros mamíferos, debido a que presenta una capa externa blanda de cemento en lugar de esmalte. Los investigadores creen que esta configuración actúa como un amortiguador para evitar roturas.

Tras los primeros estudios científicos se supuso que el colmillo se utilizaba para perforar capas de hielo del Ártico para hacer respiraderos. Posteriormente se sugirieron otra serie de usos, entre ellos un papel en la ecolocalización como transductor de sonidos, para la localización de presas en el fondo marino, como un arma defensiva, como un mecanismo de enfriamiento y por último, como un carácter sexual secundario para indicar dominación y ganar estatus dentro del grupo, de forma que sería más probable que los machos con colmillos más largos atraigan a las hembras. A pesar que no se ha registrado un comportamiento abiertamente agresivo entre narvales usando el colmillo como arma, se han encontrado muchas cicatrices en la piel de machos adultos. Esto, junto con la alta incidencia de colmillos rotos en ejemplares machos adultos y el crecimiento rápido al llegar la madurez sexual indica que también son utilizados para luchar entre sí.

Estudios recientes (2005) han demostrado que este apéndice poseía una combinación inusual de dureza y flexibilidad, al extremo que un colmillo de 2,4 metros puede ser doblado hasta 30 cm en cualquier dirección sin sufrir daño. También se evidenció que puede funcionar como un sensor hidrodinámico que se conecta al sistema nervioso central y le proporciona información vital para subsistir en el Ártico. Este sistema podría detectar la temperatura, presión, movimiento, diferencias en la concentración de moléculas en solución (por ejemplo, el grado de salinidad) y substancias en el agua que eventualmente le ayudarían a detectar posibles presas. Esta hipótesis se basa en las micrografías de los colmillos que muestra millones de diminutos túbulos que conectan la superficie de cemento con el núcleo del diente y que aparentemente se dirigen al sistema nervioso central del animal.

Alimentación

Narval Cazando

Narval, cazando.

Se sabe que, mientras buscan alimento, los narvales emiten secuencias regulares de clics lentos, los cuales se interrumpen por explosiones de pulsos rápidos. Se cree que este comportamiento obedece a una fase inicial de búsqueda que se torna en una fase de persecución activa, en cuanto descubre una presa potencial. En cuanto más se acerca a la presa, el tiempo de respuesta entre los ecos se hace más breve, lo cual puede explicar las series de rápidas de clics. Todo esto traduce un método de detección y captura de presas basada en la ecolocalización.

Los narvales se alimentan principalmente después de la migración al norte durante el invierno y lo hacen muy poco durante el verano, cuando las aguas se hallan desprovistas de hielo. Esta afirmación se basa en el hallazgo de individuos del oriente de Canadá y oeste de Groenlandia con el estómago vacío o sin evidencia reciente de comida durante el verano, contrastando con la presencia de restos considerables de alimento sin digerir, desde finales del otoño y durante el invierno. En estas mismas poblaciones, durante el verano la dieta principal está formada por bacalao ártico (Arctogadus glacialis), bacalao polar (Boreogadus saida), y calamares del género Gonatus. En otoño, la especie Gonatus fabricii, parece constituir la única fuente de alimento. A finales del otoño e invierno, el alimento principal está constituido por fletan negro (Reinhardtius hippoglossoides) y G. fabricii, encontrándose las dos especies en el 51 y 73% respectivamente de los individuos estudiados. Los fletanes negros hallados tenían en promedio 39  cm y 556 g y G. fabricii un promedio de 23 g con 8,5 cm de longitud. La baja diversidad de presas indica que los narvales tienen una dieta muy restringida a lo largo de todas las estaciones.​ Aparte de las presas mencionadas también se han encontrado camarones de las especies Pasiphaea tarda y Hymenodora glacialis.

Esta página utiliza contenido de Wikipedia (ver autores) con licencia Creative Commons. Smallwikipedialogo.png

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.