FANDOM


Está página contiene información de un animal extinto


El lobo gigante o lobo terrible (Canis dirus) es una especie de cánido extinto de gran tamaño que vivió desde América del Norte hasta las Pampas del centro de la Argentina durante el Pleistoceno.

El yacimiento donde se han encontrado más restos de Canis dirus es el de Rancho La Brea, cerca de Los Ángeles, donde han aparecido unos 3500 esqueletos completos. Ciertas características presentes en este yacimiento invitan a pensar que los lobos terribles, al igual que muchos otros cánidos, eran animales sociables que vivían y cazaban en manada.

Historia evolutiva

El registro fósil indica que los géneros Canis, Urocyon y Vulpes divergieron del primitivo y pequeño Leptocyon hace 9 o 10 millones de años. Un millón de años después los cánidos dejaron su Norteamérica natal y se extendieron por Eurasia y África, diferenciándose en múltiples especies.

Mientras tanto, los cánidos vivían otra explosión diversificatoria en América. Hace unos 800,000 años, la especie lobo de Armbruster (Canis ambrusteri) se extendió por América del Norte y del Sur. Poco después se extinguió en Norteamérica, pero en Suramérica evolucionó hacia la especie Canis dirus, aunque también hay evidencia de que Canis dirus pudo evolucionar de otros cánidos suramericanos.

En el Pleistoceno tardío, hace 300 000 años, los lobos grises (Canis lupus) regresaron a Norteamérica desde Eurasia por el puente de tierra que comunicaba entonces el Estrecho de Bering. Hace 100 000 años los lobos terribles hicieron lo mismo desde Suramérica, y aparentemente no hubo competencia entre ambas especies, ya que probablemente explotaban nichos ecológicos distintos.​ Los lobos gigantes comenzaron a declinar hace 16 000 años, a medida que se producían los cambios climáticos de la última glaciación y el ser humano se extendía por América. Esta suma de factores redujo el número de grandes herbívoros en América, como el bisonte estepario, el camello, el mamut, el mastodonte, el megaterio o el caballo americano de los que se alimentaban preferentemente los lobos gigantes. Se extinguieron probablemente hace 10 000 años, como el resto de la megafauna americana. No obstante, algunos hallazgos fósiles realizados en Arkansas indican que pudieron vivir en las montañas Ozark hasta hace sólo 4000 años.

Descripción

Considerado como un animal grande, el lobo calamitoso medía alrededor de 1,5 metros (5 pies) de largo y podía pesar hasta 78 kg (174 libras), datos que lo convirtieron en el representante de mayor tamaño en el género Canis.

Lobo gigante 5
Según las investigaciones, las cuales no han comparado poblaciones sino individuos aislados, el lobo gigante poseía la misma altura que el lobo gris pero con mayor corpulencia.

De manera general se considera que esta especie no presentaba dimorfismo sexual de importancia; solo se manifestaba una ligera diferencia en los dientes caninos de algunos ejemplares varones y otros hembras. Asimismo, se identificaron algunos machos de mayor tamaño lo que se relaciona con la competencia para engendrar crías. Estos animales viajaban en grupos.

Al compararse con el lobo gris actual resulta evidente que el lobo gigante era mucho más grande. Se dice que este último podía pesar un 25 por ciento más que el gris. No obstante el lobo moderno posee patas y una caja craneana más grandes.

Alimentación y dieta

La dieta del lobo gigante era principalmente de carne, aunque tenía hábitos parcialmente omnívoros. Sus dientes cortaban en forma de loncha y podían triturar huesos, según los desgaste encontrados en las coronas de las piezas dentales fosilizadas.

Lobo gigante 7
Entre sus presas se encontraban " el camello de ayer" (Camelops hesternus), el bisonte antiquís, el enano (Capromeryx minor), el caballo occidental (Equus occidentalis) y el perezoso (Paramylodon harlani) nativo a pastizales norteamericanos. El mamut colombiano (Mammuthus columbi) y el mastodonte americano (Mammut americanum) eran raros en La Brea. Los caballos seguían siendo los alimentadores mezclados y los cuernos enanos mezclaron hojeadores, pero en el último máximo glacial y su cambio asociado en la vegetación los camellos y el bisonte fueron forzados a confiar más pesadamente en las coníferas.

Un estudio de los datos isotópicos de los fósiles de lobos gigantes de La Brea con fecha de 10.000 proporciona evidencia de que el caballo era una importante especie de presa en ese momento y que el perezo, el mastodonte, el bisonte y el camello eran menos comunes en la dieta del lobo. Esto indica que el lobo no era un especialista en presas, y al final del Pleistoceno antes de su extinción estaba cazando o barriendo los herbívoros más disponibles.

Distribución y hábitat

Lobo gigante 3
Los lugares donde vivió el lobo calamitoso variaron en función de la parte de América donde pulularon. De tal forma, los que habitaron en el norte lo hicieron entre praderas y zonas montañosas con abundante vegetación; los que vivieron en el sur se desarrollaron en sabanas áridas.

De tal forma, se puede decir que este animal fue capaz de vivir tanto en pantanos tropicales con árboles espinosos como en zonas ubicadas hasta 2.25 m sobre el nivel del mar. Estos lobos migraron también hacia Canadá.

El resto fósil más antiguo de este ejemplar se encuentra en la cueva Salamander, en las Black Hills de Dakota del Sur. No obstante es posible encontrar restos fósiles del lobo calamitoso desde Canadá hasta Bolivia. En México hay varios lugares donde pueden ser encontrados, por ejemplo, Baja California; El Cedral, San Luis de Potosí; El Tajo Cantera, Tequixquiac y Valsequillo, Distrito Federal, Lago de Chapala, Jaliscoy Yucatán, entre otros.

Enemigos naturales

Lobo gigante 2
Justo antes de la aparición del lobo, América del Norte fue invadida por el género Xenocyon (ancestro del dhole asiático y el perro de caza africano) que era tan grande como el lobo gigantes y más hipercarnívoros. El registro fósil los muestra como raros, y se supone que no podrían competir con el nuevamente derivado lobo. El análisis estable del isótopo proporciona la evidencia que el lobo gigante, Smilodon, y el león americano compitieron para la misma presa. Otros grandes carnívoros incluyeron el extinto oso de cara corta gigante de América del Norte (Arctodus simus), el puma moderno (Puma concolor), el coyote del Pleistoceno (Canis latrans) y el lobo gris del Pleistoceno que era más masivo y robusto que hoy. Estos depredadores pudieron haber competido con los seres humanos que cazaron para la presa similar.

Se han encontrado especímenes que han sido identificados por morfología como lobos béringos (C. lupus) y radiocarbono de 25.800-14.300 YBP en la Cueva de Trampa Natural en la base de las Montañas Bighorn en Wyoming, en el oeste de los Estados Unidos. La ubicación está directamente al sur de lo que en ese momento habría sido una división entre la Hoja de Hielo Laurentide y la Hoja de Hielo de la Cordillera. Un canal temporal entre los glaciares pudo haber existido que permitió que estos grandes, competidores directos del Alaskan del lobo gigante, que también fueron adaptados para rapinar en megafauna, para venir al sur de las capas de hielo. Los lobos gigantes estaban ausentes al norte de 42° de latitud N en el Pleistoceno Tardío; Por lo tanto, esta región habría estado disponible para que los lobos béringos expandieran hacia el sur a lo largo de la línea del glaciar. No se sabe cuán ampliamente se distribuyeron. Estos también se extinguieron al final del Pleistoceno tardío, al igual que el lobo.

Extinción

Lobo gigante 4
El lobo gigante se extinguió hace más de 10.000 años cuando lo hicieron otros ejemplares de la llamada megafauna norteamericana. Antes de su desaparición este animal debió competir con el lobo gris por las mismas presas ya que compartían la misma dieta: eran carnívoros.

De igual forma incidió en la extinción del lobo gigante el cambio climático y la llegada del hombre ya que ambos produjeron cambios en el ecosistema y la desaparición de un gran número de animales importante para la alimentación del género Canis.

Asimismo, este lobo no podía cazar las presas más rápidas por lo que su comida fue aún más escasa. Vale destacar entonces que la extinción del lobo calamitoso se relaciona con la desaparición de otros ejemplares de la fauna del Pleistoceno tardío.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.