FANDOM



El leopardo árabe (Panthera pardus nimr) es una subespecie leopardo (Panthera pardus) que se encuentra en grave peligro de extinción.

Es una subespecie autóctona de la Península Arábica y de el desierto del Negev en Israel.

Menos de 200 individuos silvestres se estimaron vivos en el 2006. La población comprende menos de 250 individuos maduros y es severamente fragmentada. Las subpoblaciones son aisladas y no más de 50 individuos maduros. La población se cree que disminuirá continuamente.

La subespecie fue descrita por Hemprich y Ehrenberg en el año 1833.

Taxonomía

Es claro, que es una subespecie del leopardo.

Su tamaño y otras carácteristicas causaron que tentativamente se afirmara como una subespecie distinta por un leopardo cautivo de Israel de origen, que apareció más estrechamente relacionado con el leopardo africano (Panthera pardus pardus).

Descripción

Es la subespecie de leopardo más pequeña que existe.

A pesar de no tener dimorfismo sexual diferenciado, existe una gran diferencia entre un macho y una hembra, ya que los machos son mucho más grandes que estas.

Su longitud es de algunos 1.30 m de cabeza a cola. Los machos pueden llegar a pesar 30 kg (66 libras), mientras que las hembras, rara vez alcanzan los 20 kg (44 libras).

Leopardo arabe 3
Tiene una coloración amarillenta pálida, quizás llegando a leonada con rosetas de color marrón. Al igual que los demás, las rocetas son bordeadas y en su centro son más claras que el borde, pero son más oscuras que el color de la piel. Su pelaje, en las partes inferiores y en la garganta, son más claros que las partes superiores siendo incluso blanquisos. La cola, es manchada y en al final es más oscura, para terminar en una punta blanca. 

Sus ojos son de color miel y su nariz es rosadiza. Algo que caracteriza a estos leopardos es el tamaño de los ojos en relación con sus cráneos. A simple vista, se les puede ver la cabeza de pequeño tamaño y los ojos siendo un poco más sobresalientes que otras subespecies. 

Alimentación y dieta

Se alimenta de pequeños mamíferos como los antílopes, gacela arábica (Gazella arabica), íbice de Nubia (Capra ibex nubiana), liebres, tar (Arabitragus jayakari), damanes (Hyracoidea), aves que estén a su disposición e incluso, pequeños lacertilios (Lacertilia) e insectos (Insecta).

A diferencia de otros leopardos, las grandes presas son escondidas en madrigueras o cuevas, pero no en los árboles.

Reproducción

Los machos y las hembras se reúnen únicamente para aparearse. Esta unión puede durar 5 días, en los copulan varias veces. Luego, toman caminos separados.

La gestación dura alrededor de 100 días. La madre da a luz a una camada que puede ser tanto de 1 como a 4 cachorros, en un lugar escondido como una cueva o una madriguera debajo de una gran roca.

Leopardo arabe 2

Cría de leopardo árabe.

Durante los primeros días, la madre mueve de escondite a sus cachorros, para evitar que sean descubiertos y asesinados por otros depredadores.

Los cachorros son muy curiosos desde el principio y no esperaran a abrir sus ojos a los 9 días de edad para movilizarse en el escondite, ya a las 4 semanas de edad, se aventuran fuera de la madriguera.

El deteste ocurre alrededor de los 3 meses luego de nacidos, pero permanecen con su madre hasta 2 años, antes de irse por caminos diferentes. Cuando están con la madre, aprenden lo necesario para sobrevivir, como la cacería y ciertas habilidades.

Comportamiento

Leopardo arabe 5
Son animales solitarios, que como mencionamos antes, solo se reúnen para aparearse. Si llega a divisar a más de uno juntos, es una madre con sus crías.

Su vida solitaria es lo que los lleva a tener hábitos precavidos y solitarios, como la caza de pequeñas presas y el estar ocultos.

Su actividad puede darse a cualquier hora, pero son más activos durante el amanecer o atardecer, evitando de esa manera el calor del mediodía. 

Los machos son muy territoriales, en sus territorios, pueden haber más de una hembra, las cuales serán defendidas con gran fiereza.

Distribución y hábitat

Leopardo arabe

El área de distribución geográfica no es muy conocida, pero generalmente se considera que limitarse a la Península Arábiga, incluyendo la península del Sinaí. Hasta finales de 1960, el leopardo árabe se distribuyó ampliamente en la Península Arábica. Una vez existió en Haqel en la parte norte de las Montañas mediana y en Hiyaz y los Montes Sarawat. También existió en las tierras altas del norte de Yemen, en las montañas de Ras al-Khaimah, en la región oriental de los Emiratos Árabes Unidos, y en los Jabal Samhan y montañas Dhofar, en Omán.

En Arabia Saudita, el hábitat del leopardo se extiende a lo largo del árido resistente a las montañas semiáridas a lo largo de la costa del Mar Rojo a una elevación de 600 a 2.400 m (2.000 a 7.900 pies). Desde el comienzo del siglo 19, la gama del leopardo se ha reducido en alrededor de un 90%. De los 19 informes obtenidos de encuestas entre 1998 y 2003, sólo cuatro se confirman incluyendo avistamientos en un lugar en las montañas de Hijaz y tres lugares en las montañas de Asir, con el registro más reciente en 2002 al sur de Biljurashi. Aunque el leopardo está protegido oficialmente en el país, su autonomía restante no es abarcada por las áreas protegidas.

Leopardo arabe 1
Unos pocos individuos sobreviven en las Desierto de Judea y Negev Highlands mientras que en que los leopardos de la Península Arábica viven en un solo lugar, en el Yemen y en Omán. La mayor subpoblación confirmada habita las montañas de Dhofar del sur de Omán. Cámaras de atrapamiento han identificado 17 leopardos adultos individuales desde 1997 en la Reserva Natural de Jabal Samhan. Otras han confirmado la presencia de 9-11 leopardos en las montañas que corren al oeste de la reserva hasta la frontera de Yemen.

Los leopardos ocupan zonas de alta montaña remotas y escarpadas que proporcionan puntos de seguridad y miradores. En el terreno árido de su hábitat, los leopardos árabes requieren grandes territorios con el fin de encontrar suficiente comida y agua para sobrevivir.

Estado de conservación

El leopardo árabe se encuentra clasificado en la lista roja de la UICN en la categoría de Peligro Crítico.

Leopardo arabe 9
En la actualidad se calcula que en total existen aproximadamente unos 250 ejemplares de leopardo árabe, aunque, en algunos lugares como Israel ya están a punto de desaparecer con una población que no supera los 20 individuos.

Uno de los problemas es que se trata de una especie bastante delicada debido al número de ejemplares tan limitado y al hecho de que se establecen cruces dentro de la propia familia, es decir, se reproducen incluso entre hermanos o padres con hijos, lo que poco a poco ha ido debilitando su genética y se estima que en poco tiempo comenzarán a aparecer graves problemas genéticos y distintas enfermedades congénitas que podrían dificultar mucho la tarea de reintroducción de la especie.

Otro factor que influye en la escasez actual se debe a la considerable reducción de presas y por tanto la dificultad para cazar y alimentarse. Esto muchas veces hace que algunas camadas no tengan el alimento necesario y algunos de sus integrantes acaben falleciendo, muy especialmente si se encuentran afectados por algún tipo de lesión o enfermedad.

Leopardo arabe 4
En la actualidad no se está haciendo todo lo necesario para poder recuperar al leopardo árabe; en Jordania ya desaparecido por completo, en Israel está a punto de hacerlo, y en Yemen se ha comenzado con un programa a través del cual se procede a capturar ejemplares con el objetivo de fomentar la cría para posteriormente devolver a los nuevos leopardos a la naturaleza con el fin de aumentar su número y así conseguir preservar la especie.

Sin embargo, hay aspectos con los que resulta difícil luchar como es la desaparición de la mayor parte de su hábitat, el descenso que comentábamos de presas naturales y por supuesto el hecho de haberse convertido en un trofeo deportivo de caza.

El leopardo árabe aparece en Apéndice I de CITES. Está protegido.

En cautiverio

Leopardo arabe 6
Los primeros leopardos árabes fueron capturados en el sur de Omán y registrados en el libro genealógico en 1985. La cría en cautividad se inició en 1995 en el Centro de Cría de Mamíferos Omán y se opera a nivel regional en la Península Arábica. Desde 1999, el libro genealógico regional es coordinado y administrado por personal del Centro de Cría de la fauna árabe en peligro, en Sharjah. A partir de 2010, nueve instituciones participantes mantuvo cuarenta y dos machos, treinta y dos hembras y tres leopardos eunucos, de los que diecinueve fueron capturados en la naturaleza. Esta población cautiva comprendía catorce fundadores que tienen un número desigual de descendientes.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.